Defendiendo Venezuela Libre: Respondiendo a Ron Paul, Parte 1

Por Zacarías Foster

Parte 1: ¡Sigue la Constitución!

Un renombrado periodista venezolano escribió recientemente que los venezolanos se han convertido en víctimas de la apropiación política. El término se burla directamente de la ‘apropiación cultural’ en la que alguien en una posición de privilegio, por ejemplo, una celebridad de Hollywood, utiliza ese privilegio para presentar su idea de lo que es una cultura en particular, sin consultar a nadie de la cultura a la que está secuestrando.

Grandes ejemplos de esto son el Día de San Patricio y el Cinco de Mayo en EEUU, ocasiones para emborracharse. Otro buen ejemplo son los proto hippies ricos con las copas de vino y las camisetas de Che Guevara, queienes todavía no tienen idea de que los estalinistas vendrán primero por ellos.

Usando estos términos para dibujar un colorido paralelo, los venezolanos de hoy son víctimas de la apropiación política, en donde personas de todo el mundo secuestran la crisis venezolana para usarla como un arma para pelear sus batallas políticas en casa. Los republicanos quieren hablar de Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez, mientras que los demócratas (y algunos libertarios) quieren hacer que el asunto pertenezca a Donald Trump y los neoconservadores.

¿Por qué ignoran a los libertarios de Venezuela?

En las últimas semanas, el Instituto Ron Paul, el Instituto Mises de EEUU, el Instituto Libertario y otros fuentes norteamericanos publicaron artículos de éxito que representan a Juan Guaidó como simplemente un golpe de estado dirigido por Estados Unidos.

Sin embargo, nadie, ni una sola persona asociada con estas marcas, se molestó en acercarse para entrevistar a alguno de nuestros hermanos libertarios en el Movimiento Libertario de Venezuela, el Instituto Mises de Venezuela, la Sociedad Bastiat de Venezuela o los Estudiantes por la Libertad Venezuela, para pedirles su opinión. interpretación de quién está detrás de la crisis, quién es el presidente legalmente o lo que piensan como libertarios y venezolanos que viven bajo esta pesadilla.

Es posible que no se haya acercado a los libertarios de Venezuela a la mayoría de los think tanks mencionados anteriormente, pero Daniel McAdams, director ejecutivo del Instituto Ron Paul, ha rechazado incondicionalmente las propuestas de diferentes grupos para lograr que hable con los estudiantes de política de Ron Paul en Venezuela. (The Free Beacon ofrece detalles en ingles sobre cuánto de la carrera de McAdams y de otros en el Instituto Ron Paul ha sido financiado por el gobierno ruso. El mismo sitio web presenta propaganda escrita por Alex Rubinstein, un escritor chavista que fue uno de los colonos usurpadores que ocupaban la embajada venezolana en Washington DC para Maduro. Como libertario rothbardiano, desconfío de los grupos e individuos financiados por cualquier gobierno, no solo EEUU.)

Birras e Ideas es un evento organizado por el Instituto Mises de Venezuela, similar a Liberty on the Rocks en EEUU. Escuchan a varios oradores hablar sobre economía y el estado, y debaten entre las cervezas. El Instituto Mises-Mambí ha otorgado subvenciones para estos eventos.

En el contexto de la apropiación política, algunos libertarios estadounidenses han borrado la experiencia de los libertarios venezolanos porque quieren atacar a Donald Trump y John Bolton, mientras que otros ignoran a los libertarios venezolanos porque quieren atacar al presidente del Partido Libertario, Nicholas Sarwark.

(No lo explicaré porque distrae del contexto, pero debo mencionar que, aunque los venezolanos aprecian a Donald Trump por desafiar a Maduro, el Partido Republicano y el Partido Libertario en EEUU no son amistosos para nada. Ron Paul es un libertario elegido como republicano con la esperanza de que más personas siguieran en sus pasos y empujeran al Partido Republicano en una dirección libertaria, pero la estrategia finalmente fue infructuosa. Y como tantos otros partidos, el Partido Libertario tiene sus fracciones y rivalidades internas.)

No ofrezco una opinión sobre la presidencia de Sarwark, solo la observación de que las personas están listas para deshumanizar y armar a Venezuela para promover una lucha de facciones domésticas en el norte. Por favor, busquen otra manera, chicos.

Esto es lo que creo que es la posición libertaria correcta: ninguno de nosotros, los libertarios que apoyamos la lucha popular de los venezolanos contra Nicolás Maduro, está pidiendo una intervención militar de los Estados Unidos. (Lo siento venezolanos, pero EEUU ha estado en guerra durante 18 años y no aguanten una novena guerra.) Hacemos un llamado a los libertarios estadounidenses como individuos libres para apoyar voluntariamente a los venezolanos con ayuda humanitaria, fondos y apoyo diplomatico y en los medios. Estamos pidiendo a los gobiernos de Colombia y Brasil que se retiren del camino actual y dejen que los militares venezolanos exiliados crucen la frontera y luchen para liberar a su propio país, algo que estos gobiernos nerviosos les han impedido hacer. Creemos que los venezolanos tienen todo el derecho de deshacerse de las cadenas del gobierno criminal matándolos por miles.

María Oropeza
María Oropeza, libertaria y organizadora de Vente Portuguesa

¿Por qué deberíamos ayudar a estos opositores libertarios, incluso como individuos? Porque pidieron ayuda específicamente a los libertarios de todo el mundo. Solos no podemos, dicen.

El Instituto Mises-Mambí originalmente se involucró con activistas libertarios venezolanos en respuesta a la situación que enfrentábamos en Cuba. Aunque el Instituto Mises-Mambí es una organización exenta de impuestos registrada en EEUU, es una creación de los disidentes libertarios en La Habana. Cuanto más usaba la violencia el gobierno cubano para reprimir a los libertarios no violentos en Cuba (como Ubaldo Herrera Hernández, quien aún se encuentra en una prisión laboral por un libro de Murray Rothbard), más queríamos hacer algo para realmente tenerles locos. Miembros del Partido Libertario Cubano incluso han sido arrestados por protestar en las calles de La Habana contra la guerra secreta de Raúl Castro en Venezuela. Entonces, una vez que nosotros, en el equipo internacional de Mises-Mambí, nos enteramos de que el partido-estado comunista de Raúl Castro había invadido Venezuela, decidimos extender el apoyo a los libertrianos venezolanos en nombre de los libertarios cubanos.

“Guerra económica”

Las sanciones estadounidenses son un objetivo principal de los libertarios que atacan al Partido Libertario por apoyar el levantamiento venezolano. Así que terminemos con esto de inmediato criticando su falta de información mientras escribimos sus críticas mordaces a Nick Sarwark y Kyle Varner. Los críticos casi culpan a Sarwark y Varner por las sanciones, en lugar de admitir que el gobierno titánico de los Estados Unidos tendrá su propia agenda y se apoyará en las cosas de todos modos, y el Partido Libertario no es ni un punto débil en su radar. Entonces, ¿por qué tienen que ser el chivo expiatorio?

Las primeras sanciones que realmente comenzaron a dañar la economía nacional fueron las sanciones contra PDVSA, que no entraron en vigencia hasta el 28 de abril de 2019, mucho después de que comenzara la crisis y mucho después de que el gobierno del PSUV impulsara la producción de petróleo a una decena de lo que solía ser. La recesión venezolana lleva ocurriendo desde hace una década. Cualquiera podría leer las Crónicas de Caracas en 2010 y ver cómo la producción de petróleo bajó durante la administración de Chávez.

Sí, Estados Unidos ha sancionado antes a los países. Las sanciones que mataron a medio millón de niños iraquíes en la década de 1990 fueron inexcusables. Período. Esto tampoco es el mismo tipo de situación. Maduro no necesitaba ayuda para asesinar o matar de hambre a sus compatriotas, y fue capaz de lograrlo por su propia cuenta.

El tipo de crisis en la que Venezuela se encuentra hoy se pronosticó en 1936 cuando el economista venezolano Arturo Uslar Pietri advirtió sobre los graves peligros de poner todos los huevos de la economía en la canasta petrolera. Predijo que si alguna vez hubiera una recesión del petróleo, toda la economía se hundiría. Esta predicción tiene más de 80 años y fue completamente ignorada por Chávez y Maduro.

Todo el Estado depende de los ingresos del petróleo, y la producción de petróleo comenzó a caer en picado cuando Chávez expropió todo el sector petrolero privado entre 2005 y 2009. Lo mejor de todo, hace dos semanas, el Banco Central de Venezuela publicó sus primeras estadísticas en tres años. El informe concluye sorprendentemente que la crisis económica comenzó años antes de que Estados Unidos comenzara a aplicar sanciones contra Venezuela o sus líderes. En otras palabras, incluso los amiguitos de Maduro en el Banco Central están cansados ​​de arreglar los datos para que se vea bien y ayudarlo a evitar la responsabilidad por lo que claramente es culpa de su régimen. (Esto no es una defensa de la política exterior de Estados Unidos, sino una aclaración de que los simpatizantes chavistas están culpando al Estado equivocado por estos delitos).

Supongo que Daniel McAdams y todos los demás en RPI se perdieron esa pequeña noticia: estaba en todos los medios de comunicación en lengua Sanish, pero no en los medios en inglés, por lo que no deben existir. Y en lo que respecta a las afirmaciones de McAdams de que EEUU mató la economía de Venezuela o a su red eléctrica, no solo esas afirmaciones son descaradamente falsas, sino que, literalmente, son puntos de discusión que provienen directamente de los periódicos del gobierno cubano. (No importa que Cuba aún reciba petróleo de Maduro a precios especiales debajo del los del mercado).

Ahora, la Escuela Austriaca de Economía ha estado argumentando durante 100 años que la centralización estatal y la planificación de la economía nunca funcionan. Entonces, ¿por qué de repente no se aplica a Venezuela? Porque para la gente de Ron Paul, es algo inconveniente para su narrativa política ‘iluminada’.

Imagenes de Futuro Socialista por Eugen Richter
Imágenes de un futuro socialista‘, una obra profética a la luz de la Revolución Bolivariana y la crisis actual.

Al principio nosotros en el Instituto Mises-Mambí también fuimos culpables de apropiación política. Vimos la crisis venezolana a través del prisma de nuestros propios intereses, en lugar de obtener primero una imagen precisa de los venezolanos reales que hablan el PNA igual que nosotros. Apoyamos la libertad humana como siempre lo hemos hecho. Cualquier idea de que apoyemos el “cambio de régimen patrocinado por Estados Unidos” es completamente falsa.

Sí, John Bolton es un belicista; No hay duda de que tiene planes infames para Venezuela. Ese tampoco es el problema de Kyle Varner; Las personas que apoyan la transición no tienen que responder por los comentarios de John Bolton. Y si bien los libertarios no quieren una aventura militar norteamericana en Venezuela, el levantamiento de Guaidó NO es un golpe de estado, es una cese de la usurpación, y esas personas tienen todo derecho a enfrentarse a Maduro, aunque sea por marcha o por mercenarios, y no necesitan el permiso de los estadounidenses para hacerlo.

Así que ahí lo tienen: Cese de la usurpación sí, la guerra de Bolton no.

“Obtenemos nuestras órdenes de marcha de la Constitución”

Esas son las palabras que dijo Ron Paul durante un debate de las primarias de los republicanos en 2008 cuando, mientras explicaba el no intervencionismo, le preguntaron sarcásticamente si había recibido sus órdenes de Al Qaeda. El Dr. Paul fue firme en que “¡obtenemos nuestras órdenes de marcha de la Constitución!”. Entonces, utilicemos la constitución venezolana como norma para juzgar lo que está sucediendo, en lugar de nuestras disputas de facciones estadounidenses.

La Constitución de 1999, cuyo escrito fue presidido por Hugo Chávez, establece en el Artículo 233 que cuando no hay un presidente debidamente elegido, el Presidente de la Asamblea Nacional será el Presidente Encargado, y su trabajo principal es realizar elecciones libres y justas. Guaidó no se nombró a sí mismo presidente, como muchos periodistas estadounidenses afirman erróneamente: la Asamblea Nacional esperó hasta que el segundo mandato de Maduro expirara legalmente antes de confirmar un presidente provisional en enero de 2019.

A los simpatizantes de Maduro les gusta afirmar que Maduro fue reelegido legalmente como presidente, pero esto es completamente falso. Maduro adelantó las elecciones a los meses anteriores a lo que se suponía que debían realizarse, sin la confirmación requerida por un voto de la Asamblea Nacional. Esas elecciones fueron boicoteadas por la mayoría de los votantes venezolanos y los informes del gobierno sobre una alta participación son simplemente falsos. La compañía que emitió las máquinas de votación para esa elección reportó irregularidades en el conteo de votos en varios distritos. Días después, toda la compañía había empacado y salido de Venezuela por completo. No, eso no es sospechoso en lo menos…

Las elecciones para gobernador de 2017 también fueron robadas por el PSUV. El Washington Post informa: “Las impresiones de la máquina generadas por al menos 11 colegios electorales claramente no coincidieron con los resultados informados por la CNE controlada por el usurpador. Según la MUD, las discrepancias fueron evidentes y habrían sido suficientes para cambiar lo que había sido una carrera muy competitiva en una región estratégica.”

Pero solo juguemos al defensor del diablo y digamos que Maduro ganó la reelección justo y en cuadratura. Incluso si ese fuera el caso, y no lo es, sigue ignorando por completo el hecho de que Maduro violó repetidamente la Constitución de 1999 al crear un gobierno paralelo leal a él específicamente en lugar de a la oficina de la presidencia, la que debe cambiar de manos cada 1 o 2 términos.

El PSUV fue aplastado en las elecciones de la Asamblea Nacional de 2015, y los candidatos de la oposición obtuvieron casi el 70% de los votos. No se podía negar que, por la abrumadora voluntad de las masas, los chavistas estaban a punto de perder su dominio sobre el gobierno venezolano. Así que en la sesión de pato cojo, la mayoría socialista creció significativamente y llenó el TSJ con jueces del PSUV.

Para hacer esto, intimidaron a varios magistrados para que se retiraran temprano, incluso amenazándolos a ellos y a sus familias. Varios jueces huyeron del país para evitar ser arrestados por los militares. Además, la ex fiscal general de Maduro, Luisa Ortega, en el exilio y reconociendo a Guaidó, tienen muy claro que fue presionada por Diosdado Cabello para presentar falsas acusaciones de terrorismo contra el líder opositor Leopoldo López.

Después de que Maduro apiló al TSJ, sus magistrados chavistas pasaron por alto un voto la Asamblea Nacional mandado constitucionalmente y le dieron permiso a Maduro para convocar una Asamblea Constituyente. Se supone que el Constituyente solo existe para crear una nueva constitución, pero esta Asamblea Constituyente ilegal (no solo ilegítima, sino totalmente ilegal) ha servido como un congreso paralelo para eludir la Asamblea Nacional.

Luego, en 2018, la Asamblea Constituyente declaró la Asamblea Nacional ‘disuelta’, y también declaró ‘disueltos’ todos los partidos políticos que no están representados en la Asamblea Constituyente. (Lograron escribirle a Maduro una nueva constitución de sellos de goma, pero nunca llegaron a disolverse).

Entonces, incluso si Maduro fue reelegido justo y cuadrado, lo cual no es el caso, todavía ignora por completo que su régimen creó ilegalmente un gobierno paralelo para mantenerse en el poder después de saber que habían perdido el gobierno. Y luego robaron las elecciones para gobernador de 2017, y luego hicieron una elección falsa antes en la que solo participaron los partidarios de Maduro y una ‘oposición’ protochavista.

Estos mítines pro maduro también son una farsa. Hay pruebas sólidas de que el gobierno utiliza animación digital para que parezca que más personas se presentan para apoyarlo. La disparidad entre los mítines a favor de Maduro y las grandes marchas para la cese de usurpación es tan gigantesca que es ridículo cuando los estadounidenses argumentan que Maduro es popular.

Así que Guaidó no es un golpe de Estado orquestado por John Bolton. El hecho es que la constitución venezolana legal y legítima de 1999 establece las condiciones para una presidencia interina y Juan Guaidó está siguiendo esa constitución. Él no es un hombre de estado tan estimado como Ron Paul, pero al menos Guaidó sigue concienzudamente el libro de reglas, mientras que Maduro crea las reglas a medida que avanza y mientras dispara al pueblo.

Continúa en la Parte 2: La Guerra India y la Guerra contra los libertarios

“… Daniel Barrios, libertario de Caracas, recibió un disparo en las costillas en 2014 por protestar. Otro organizador … recibió un disparo en la pierna por la policía. Lorent Saleh, un libertario incluso antes de que existiera el Movimiento Libertario, fue encarcelado y torturado durante cuatro años por falsas acusaciones de terrorismo … “

Zach Foster es el director ejecutivo del Instituto Mises-Mambí de Cuba. En 2011 lanzó un concurso de ensayos de base que culminó en el libro ‘Voices Of Revolution: Americans Speak Out For Ron Paul‘.

La imagen presentada fue adaptada de la foto “Dr Ron Paul” por Gage Skidmore.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *