Defendiendo Venezuela Libre: Respondiendo a Ron Paul, Parte 2

Por Zacarías Foster
Continúa de la Parte 1: ¡Sigue la Constitución!

Parte 2: La Guerra India y la Guerra contra los libertarios

Si bien los críticos del Instituto Ron Paul, el Instituto Libertario y otras organizaciones tienen una visión de túnel para la agenda independiente de John Bolton, ignoran completamente a los libertarios venezolanos, los estudiantes de Ron Paul que tienen que vivir bajo la dictadura que defiende su instituto en EEUU.

Recursos gubernamentales para las milicias partidarias

Maduro no solo es mantenido en el poder por el ejército, que en gran medida ha demostrado ser poco confiable para él, dado el alto número de deserciones. Ha completado las filas de la Milicia Nacional Bolivariana con miembros del PSUV, para garantizar que las fuerzas armadas se mantengan leales a él mismo sobre la oficina de la presidencia venezolana. Pero eso no es todo.

Hay los colectivos – bandas paramilitares armadas y pagadas por el régimen para disparar y dispersar a los opositores. A veces los colectivos se conforman con dispersar a los manifestantes; Otras veces cazan personas como animales.

Colectivos disparan a manifestantes desarmados mientras la policía ignora la violencia. Foto de La Opinión.

Por ejemplo, Jesús Noria del Movimiento Libertario de Venezuela fue detenido por los colectivos, quienes dijeron que “Guaido no te puede proteger” mientras lo arrastraban para que los efectivos de la GNB lo interrogaran. Fue liberado con un ojo negro y varios moretones en su cuerpo. Daniel Barrios, libertario de Caracas, recibió un disparo en las costillas en 2014 por protestar. La policía le disparó en la pierna a otro organizador del Movimiento Libertario en 2017, cuyo nombre se ocultaba a petición. Lorent Saleh, un libertario antes de que existiera el Movimiento Libertario, fue encarcelado y torturado durante cuatro años por falsas acusaciones de terrorismo.

Obra de arte en apoyo de Lorent Saleh
Obra de arte en apoyo de Lorent Saleh

Melanie Manjoud, estudiante de enfermería que dirige una fundación que atiende a niños enfermos, fue detenida una vez por el ejército y una segunda vez por los colectivos por llevar medicamentos al hospital infantil. Franklin Camargo, del partido de inclinación libertaria Vente Venezuela, tuvo que huir del país después de haber sido expulsado por estar en desacuerdo con su maestro y acusado falsamente de terrorismo por el decano. Su universidad en realidad lo denunció falsamente a SEBIN por ‘terrorismo’.

María Oropeza, organizadora de Vente Portuguesa, ha sido arrestada dos veces solo por organizar protestas y amenazada con violencia si continuaba, lo que ella hizo de todos modos. Luego está Adriana Flores Márquez, una abogada de derecho que también tuvo que huir bajo falsas acusaciones de terrorismo. Y, por supuesto, Yomar Moreno, el coordinador nacional del Movimiento Libertario, ha esquivado repetidamente granadas de humo y balas de mármol mientras distribuía literatura libertaria en las protestas. Hay otros víctimas, otros héroes, sus historias ocultas para el mundo exterior.

Hay una guerra contra libertarios en Venezuela. Los libertarios no la iniciaron, se les impuso las fuerzas del usurpador. Y los antimaduristas tienen derecho a defenderse de los militares, policías y asesinos paramilitares que les disparan. Se pone peor, los colectivos son solo uno de los grupos paramilitares.

La Milicia Nacional Bolivariana tiene uniformes e insignias de unidad, mientras que los efectivos de las UBCh usan los colores de su partido. Imagen de Hector Rodriguez, gobernador chavista de Miranda.

El Partido Socialista Unido creó su propia milicia, las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCh), y su propia red de espías, las RAAS. Ambas organizaciones paramilitares son financiadas y apoyadas no por las cuotas de los partidarios del PSUV, sino por el gobierno (ilegítimo pero en control de las cuentas bancarias). Incluso están armados y entrenados por la Milicia Nacional Bolivariana a pesar de que no son personal del Ministerio de Defensa, son muy específicamente personal del PSUV y llevan sus colores rojos. El PSUV es el único partido político en Venezuela que tiene su propia milicia (140.000 efectivos), y también el único partido político cuya milicia es apoyada directamente por el gobierno.

Ni siquiera tengo tiempo para entrar en la narcoguerrilla marxista colombiana que opera en 12 de los 23 estados de Venezuela. Es suficiente decir que los guerrilleros colombianos que fueron apoyados abiertamente por Hugo Chávez y Nicolás Maduro ahora están librando su guerra privada dentro del territorio venezolano.

El país es un desastre y es culpa de Nicolás Maduro.

El ejército de convictos y la guerra india de 2019

El Instituto Ron Paul se enfocó mucho en el camión de ayuda humanitaria que los manifestantes incendiaron accidentalmente. Las circunstancias en las que el RPI se ocultó convenientemente es que los civiles estaban usando cócteles molotov para defender el caravana de ayuda humanitaria de los paramilitares motorizados que les estaban disparando. Y mientras el Instituto Ron Paul estaba al tanto de cómo los caravanas de ayuda el febrero eran supuestamente un caballo de Troya para comenzar una guerra, fracasaron completamente en tomar cuenta de la última Guerra India en Venezuela que el régimen del usurpador libró contra la población indígena en el estado de Bolívar.

Los letrudos ‘antigolpistas’ no saben nada acerca de que se vacíen las cárceles de El Dorado y Vista Hermosa y de que los prisioneros reciban una misión paramilitar y una reunión informativa.

No saben nada acerca de la tribu Pemón que reconoce a Guaidó como presidente, o la llamada frenética de un teniente de la Guardia Pemón que advierte a su nación que 3.000 convictos armados y uniformados estaban en camino con órdenes de disparar a matar.

Nunca vieron los caravanas de autobuses llenos de estos convictos uniformados que se dirigían a Santa Elena de Uairén.

No saben nada de la masacre que ocurrió con el desarmado pueblo de Pemónes, o las decenas de muertos en las primeras 24 horas, ya que el ejército de pranes realizó en Kuramapakay y Uairén.

Ignoraron a los militares venezolanos que escapaban por la frontera brasileña y advirtieron al mundo que Maduro había vaciado la prisión de El Dorado y armado a los presos.

Nunca vieron la conferencia de prensa donde el Diputado (y el jefe de la tribu Pemón) Romel Guzamana luchó para mantener la compostura y explicó cómo 25 de sus electores y compatriotas indígenas fueron masacrados en el primer día del asalto, con docenas más. Eso fue solo el primer día.

Diputado Romel Guzamana
El Diputado Romel Guzamana habla de que su pueblo fue masacrado por el ejército de convictos de Maduro y Varela.

La nación pemón hizo todo lo posible por luchar por la libertad. Debido a la ley de control de armas de Hugo Chávez y la campaña de desarme, todos los civiles fueron desarmados, excepto los paramilitares pro régimen, los pemones tenían arcos y flechas para defenderse contra un ejército de colectivos y convictos de prisión con armas militares. De la mano de Nicolás Maduro y de la ministra de prisiones, Iris Varela, estos hombres y mujeres de las tribus tuvieron el mismo destino que sus antepasados ​​ante los conquistadores españoles.

Esta es la paz por la que luchaba el régimen de Maduro. El Instituto Ron Paul, el Instituto Libertario y otros críticos de la libertad venezolana están completamente a oscuras al respecto, si se hubieran molestado en contactar a cualquiera en el Instituto Mises de Venezuela o la Sociedad Bastiat de Venezuela, lo sabrían. Pero no lo hicieron.

Crímenes de lesa humanidad como la ola de violencia de los colectivos, la guerrilla colombiana y el ejército de convictos son la razón por la que tantos venezolanos apoyan a Guaido.

“Tropas armadas chinas en Tejas

Si bien los críticos están muy concentrados en John Bolton y los posibles planes infames de la derecha estadounidense, no están enfocados en absoluto en los otros gobiernos extranjeros que actualmente están dentro del territorio, dividiendo a Venezuela como un pavo.

Recordemos el hermoso anuncio de un Super PAC para Ron Paul de 2012: “Imagina por un momento que en algún lugar del centro de Tejas había una gran base militar extranjera. Digamos, china … o rusa. Imagina que miles de tropas extranjeras patrullan las calles de Estados Unidos en vehículos militares …” Bueno, esa es exactamente la situación que enfrentan los venezolanos desde Caracas hasta Zulia, el ‘Tejas de Venezuela’.

Hay literalmente tropas rusas que operan estaciones antiaéreas y tropas chinas que actúan como asesores en las principales bases militares e incluso en las instalaciones de PDVSA. Al igual que Irak en 2003, hay tropas extranjeras que ocupan Venezuela y están presentes en las instalaciones petroleras de ese país.

Oficiales militares chinos con oficiales militares de las FANB
Oficiales militares chinos con oficiales militares de las FANB. Foto de EP Mundo.
Militares chinos en instalaciones de PDVSA
Las instalaciones de PDVSA están controladas por el ejército venezolano. Los especialistas chinos están en la parte delantera derecha. Foto de NotiTotal.

Y mientras Donald Trump se jactó de que Rusia ha retirado a la mayoría de su personal militar del país, los contactos del Instituto Mises-Mambí en el terreno lo están refutando. Los rusos están todavía en Venezuela en masa.

Pero la presencia rusa y china es minúscula en comparación con las 25,000 tropas cubanas en el país. Hay por lo menos 5.000 regulares cubanos que mantienen a Maduro en el poder, pero también se sabe que al menos 20,000 de los 100.000 cubanos desplegados en una “misión civil” han recibido entrenamiento de milicias en Venezuela.

Si bien las tropas cubanas, rusas y chinas han sido vistos con sus propios uniformes, se sabe que usan principalmente el uniforme del la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía Nacional Bolivariana). Han aprendido de toda la mala prensa que el ejército de Estados Unidos obtuvo de Irak y Afganistán, y estoy seguro de que también aprendieron de los fracasos de las relaciones públicas de Rusia en Afganistán. Por lo tanto, en lugar de dar a la prensa mundial muchas fotos de tropas extranjeras que disparan a manifestantes venezolanos, solo hay fuentes en español que hablan sobre estos soldados y policías ‘venezolanos’ con extraños acentos cubanos (Ver tambien: tropas chinas que visten en uniformes venezolanos; el efectivo de la PLB detenido por ciudadanos es cubano; soldado venezolano con un acento obviamente cubano.)

Entonces, la siguiente pregunta a la que debe responder es “¿Por qué el ejército venezolano no cambia de bando si apoya a Guaidó?” Bueno, recuerde la segunda línea de tropas que tenía el Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial para evitar que la primera línea se retire o abandone ? (De la orden “¡Ni un paso atrás!“). La misma situación se aplica aquí, excepto que la segunda línea está compuesta por tropas cubanas con uniformes GNB / PNB, o de colectivos siempre que las pandillas de motociclistas paramilitares se desplieguen conjuntamente con la GNB. Los soldados venezolanos quieren cambiar de bando, pero todos temen ser encarcelados o fusilados por la segunda línea de la doctrina militar comunista.

Esto es contra lo que la oposición venezolana, contra lo que luchan nuestros hermanos libertarios venezolanos. Están luchando por su propia supervivencia, no como los representantes de John Bolton, como a tantos estadounidenses les encanta proyectar. No se trata de Trump y Bolton, y no se trata del complejo industrial militar de los Estados Unidos.

Militantes de MLV y anarcocapitalistas presentes en las protestas de 2017
Militantes de MLV y anarcocapitalistas presentes en las protestas de 2017

Liberar a Venezuela, todas las tropas extranjeras fuera

Así que ahí lo tienen. Los libertarios que apoyan el levantamiento venezolano no quieren una aventura militar de Estados Unidos en Venezuela, pero tampoco queremos que ninguno de los otros tres gobiernos extranjeros que ya están allí participe tampoco. Queremos que Venezuela sea libre por su propio esfuerzo, y los esfuerzos de sus vecinos que reciben cada semana a miles más de refugiados venezolanos. Bajo la constitución de 1999, Guaidó es legítimamente el Presidente Encargado. Y no importa lo que diga la ley de cualquier dictador, el pueblo venezolano tiene derecho a derrocar a la dictadura criminal de Maduro, independientemente de si lo hacen en el estilo de Gandhi o del IRA.

Nosotros, los libertarios estadounidenses que apoyamos a los libertarios de Venezuela en su lucha por la libertad, no deberíamos tener que responder por los objetivos de la política de Bolton, como tampoco lo deberían hacer los principales asumidores en el Instituto Ron Paul para responder por los objetivos de la política exterior de Raúl Castro. Sin embargo, dadas las figuras clave del Instituto Ron Paul que tienen una larga relación con las organizaciones patrocinadas por el Kremlin, tal vez los Paulistas deberían responder por los objetivos de la política exterior de Putin en Georgia, Ucrania y Venezuela Ocupada.

Como nota final, después de que se reveló la malversación de los fondos de billetaje militar y de ayuda humanitaria por parte de los compinches de Guaidó, ofrezco una perspectiva anarcocapitalista: Venezuela Libre no tiene presidente ni necesita un presidente para lograr el cese de la usurpación. La lucha contra la corporación criminal de Maduro continúa con o sin el presidente interino. Adelante la libertad.

# # #

Ver también:  Venezuela Crisis Open Source Intel Report (en ingles), publicado por el Instituto Mises-Mambí y disponible de forma gratuita.

La imagen presentada fue adaptada de una pintura de dominio público de Simon Bolivar y una foto de Ron Paul en 2011 por Gage Skidmore.

Las opiniones expresadas en este ensayo de dos partes son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de la Junta Directiva o los voluntarios del Instituto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *