Escapé de Corea del Norte: Trump redujo mis posibilidades de volver viva y libre

Una acusación muy común contra el gobierno de Juan Guaido en Venezuela es que negociar con el lado de Maduro solo prolonga y normaliza el sufrimiento de los venezolanos bajo el hambre, falta de medicinas y la violencia militar cubana, y le da tiempo al régimen criminal para recuperarse y reagruparse. Sin embargo, muchos de los disidentes y periodistas que critican a Guaido por normalizar la crisis parecen darle a Trump un pase gratuito para negociar con Kim Jong-un de Corea del Norte, con la esperanza de que Trump esté jugando ajedrez en cuatro dimensiones y salvará a Venezuela del comunismo.

Este editorial fue escrito por Yeonmi Park, quien nació y se crió en Corea del Norte, y que finalmente escapó por un camino difícil y doloroso.

Escapé de Corea del Norte: Trump redujo mis posibilidades de volver viva y libre
POR YEONMI PARK

Felicitaciones, Sr. Trump, ha ido a donde otros presidentes de los Estados Unidos no lo harían. Al hacer una visita amistosa al gulag gigante que es Norcorea, has dado un paso más hacia la legitimación del régimen de Kim. Al hacerlo, mis posibilidades de regresar con vida y libertad a esa tierra han disminuido nuevamente.

Al régimen le gustan estas fotos. Pyongyang tuvo que secostrar a dos periodistas en 2009 para que Bill Clinton lo visitara. Carter fue en 2010 en circunstancias similares. Los medios estatales celebran y publicitan estas ocasiones. Envían una señal al resto del país de que el régimen estará allí para durar. Le está dando esto al régimen de forma gratuita, señor presidente. ¿Pensé que nos habías dicho que eras un buen negociador?

Norcorea es un país que deliberadamente mata a sus propios ciudadanos. Su PIB podría alimentar a su población de 25 millones de veces, pero el régimen elige mantener a su gente al borde de la supervivencia. Las condiciones son tan malas que las personas arriesgan sus vidas para vivir como esclavas sexuales en China en lugar de ser torturadas y muertas de hambre en Corea del Norte.

Mis amigos y mi familia están entre aquellos que han hecho tal elección. En los últimos ochenta años, más de seis millones de personas han muerto a causa de la brutal dictadura del régimen de Kim. Potencialmente tres millones perecieron solo en la hambruna de los años noventa. ¿Te habrías felicitado por ser el primer presidente en visitar Auschwitz, no como un libertador sino como un “amigo” de Hitler?

Norcorea es una construcción artificial, tan arbitraria como una línea en un mapa. Es un estado totalitario diseñado por los soviéticos que funciona tan bien que sobrevivió a sus creadores por 30 años. Kim Il Sung fue instalado por Joseph Stalin para mantener al Norte en la órbita soviética.

El nieto de Kim se mantiene en su lugar con su ayuda. El régimen de Kim no es el gobierno legítimo del pueblo norcoreano, como tampoco lo fue un campo de concentración construido en Alemania, el gobierno legítimo de la región polaca de Auschwitz.

No hay necesidad de tomar mi palabra para nada de esto. Las imágenes de satélite te mostrarán los campos de concentración. El promedio de Corea del Sur es tres pulgadas más alto que el promedio de Corea del Norte. Los norcoreanos arriesgan rutinariamente la muerte para escapar hacia el sur. Has conocido a muchos refugiados norcoreanos que respaldan todo esto.

¿Por qué entonces le das a estos criminales lo que quieren? Es muy obvio que lo haces simplemente para fingir que has logrado algo. Es una victoria tan falsa como la de Neville Chamberlain en Munich. Sólo un hombre débil cedería ante los criminales. Sólo un hombre débil que ha fracasado en su campaña promete a la nación.

Estoy agradecida a los Estados Unidos por derrotar al Japón imperial y liberar a Corea del Sur. La agresión soviética condujo a una mayor esclavitud de mi pueblo en el norte. No les pido a los estadounidenses que luchen una guerra para liberarlos. Pero te pido que no te pongas de acuerdo con el régimen criminal de Kim o que obstruyas a otros para que trabajen por la libertad de mi pueblo. Te lo pido por razones egoístas. Me gustaría ir a casa algún día.

Yeonmi Park es un activista de derechos humanos que nació en Norcorea. Se escapó de adolescente con su familia y ahora trabaja para llamar la atención sobre los horrores de la opresión política en su país. Es la autora de ‘Escapar para vivir: El viaje de una joven norcoreana hacia la libertad’.

Yeonmi Park

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por The Hill. Se tradujo al español con fines educativos y sin fines de lucro según la Sección 501(c)3 de los códigos del IRS. Fotos por Dan Scavino Hijo y Judd Weiss.

Ver también:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *