Los derechos de las mujeres desaparecieron en Venezuela

Por: María Oropeza

Carmen Zuleta es la clara representación de que la izquierda nunca ha defendido a las mujeres, sólo las usan para sus lobbys apologistas al socialismo.

Esta señora que se autodefine como magistrada (del TSJ usurpador de Maduro) y además como defensora de los derechos de las mujeres y niños; llamó literalmente “puta” a las mujeres venezolanas.

Según ella , es una falacia que las mujeres deban acudir a la prostitución para poder sobrevivir en este país.

Está de más decir la situacion que se atraviesa en nuestro país, y qué datos, hechos, informes y testimonios sobran para demostrar toda la crisis que estamos padeciendo los venezolanos.

Venezuela es un país matriarcal, es decir, la mayoría de las familias llevan a la cabeza madres solteras, viudas, divorciadas, etc; me atrevería a decir que 7 de cada 10 familia es mantenida por mujeres y madres venezolanas.

Esto significa que la mayoría de las personas que deben hacer colas para adquirir productos de primera necesidad, son mujeres, y un ejemplo de esto fue cuando, en 2016 si mal no recuerdo, fueron las mujeres y madres venezolanas que a la fuerza abrieron las fronteras en Ureña (Táchira-Colombia), para poder comprar alimentos para sus hijos.

Significa también que la mayoría que se ha visto afectada por falta de productos de higiene personal han sido mujeres, ejemplo con las toallas sanitarias, que en un tiempo estuvieron escasas, y luego aumentaron a un precio que te ponía a elegir entre comer o desear no ver la menstruación. (Sí, esto es banal y varias lo han/hemos sufrido)

Son también las madres venezolanas quienes tienen doble parto en los hospitales; uno para dar a luz a su bebé, y el otro -criollamente como decimos nosotros- para poder comprar lo necesario, pues en los hospitales no hay ni siquiera un pedazo de algodón, y a unas cuantas les ha tocado hasta parir en el suelo por falta de camilla.

En fin, con esto no quiero decir que sean las mujeres las únicas afectadas, absolutamente no, aquí sufren y sufrimos todos; pero son tales los estados de necesidad que han sido muchas las que han tenido que optar a intercambiar sexo por un jabón en polvo o al menos un arroz.

No creo que alguien que haga de esto para sobrevivir y no por placer deba ser considerada una “puta”; ahora yo sí creo que aquellas que venden su conciencia y su dignidad por un puesto o un cargo que legítima al régimen, son además de putas, indignas y despreciables, como está señora Carmen.

Evidentemente ella no representa ni un ápice de la mujer venezolana que es trabajadora, valiente, digna y ética. Esta señora es la clara muestra de que los Ministerios para la Mujer, la Fiscalía para la Mujer, Departamentos para la Mujer, Madres del Barrio, “representantes de altos cargos” mujeres, sólo son marionetas del socialismo.

La izquierda no defiende a las mujeres, las utiliza, las humilla, y las trata como Putas.

María Oropeza es una abogada venezolana de derecho, una libertaria dedicada, y coordinadora regional para el partido liberal Vente Venezuela.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *