Venezuela: Crecí en un país con cáncer y busco la cura

María Oropeza

El 6 de diciembre de 1998, yo tenía 4 años de edad; no tenía la más mínima noción de que en ese momento se debatía si votar por un militar golpista socialista o no, ni menos podría pensar que de esa decisión dependería mi futuro y el de mi generación.

Pero creo que apenas empecé a tener noción de las cosas, yo ya sabía que quien nos gobernaba no era bueno; la primera protesta que recuerdo fue cuando tenía 7 años de edad, cuando mis primos peleaban yo les decía “dejen la pelea y celebremos que Chávez renunció.” Sí, les hablo ya para el año 2002.

Para el año 2006, yo tenía 12 años de edad, Manuel Rosales vino a hacer un mitin en la carrera 5ta de Guanare, yo me escapé de casa para ir a verlo (hoy día me parece la persona más nefasta, pero él era el candidato opositor para las presidenciales contra Chávez); nunca me expliqué porque “perdió”, y cuando pasaban las caravanas chavistas celebrando por mi casa, yo les gritaba sinvergüenza (no me gusta decir groserías).

María Oropeza on the far left
María Oropeza en el lado izquierda

Mi padre siempre fue chavista, mis profesores de colegio también, en mi estado siempre “ganó” el chavismo, a mi mamá la botaron de su trabajo por ser opositora; a mí siempre me interesó el país.

En el 2011 yo ya tenía 17 años, mucho más clara que cuando tenía 4 y 7 años; venía la precampaña presidencial, mi mamá me dijo que sí podía participar en política, aunque no tuviese la mayoría de edad aún, así que me puso en contacto con una tía paterna que a su vez conocía a Titi Mora (candidato alcalde opositor en Guanare), yo me incorporé en esa campaña, sin saber mucho de política, pero con altas convicciones.
En 2012 fueron las elecciones presidenciales, me entregué infinitamente en esa campaña, era mi primera oportunidad para votar contra Chávez. “Perdimos”.

En 2013 Chávez se muere, deja “encargado” a Maduro, se repiten las elecciones. Maduro nos roba las elecciones. Capriles no las quiso pelear y que para “evitar un derramamiento de sangre”.

Desde entonces las muertes por inseguridad, falta de comidas y medicinas, por protesta, se ha multiplicado. Mis familiares y amigos han emigrado. La persecución y la represión han aumentado. Ningún joven ve la oportunidad de independizarse y formar su propia familia. Ya muchos hasta niegan su pasado chavista. Es que ese cáncer avergüenza.

Ahora tengo 24 años, todos viviendo bajo esta tiranía, y me he prometido luchar contra lo que hay detrás de Chávez: el socialismo, sistema asesino y fracasado. Chávez siempre será la imagen del sistema que ha asesinado a millones de individuos en distintos continentes y eras.

Hoy se cumplen 20 años de que ese asesino haya llegado al poder “por los votos”, aunque en 1992 lo intentó por las armas.

María Oropeza con su jefa María Corina Machado

Pero hoy también cumple 16 años mi hermana, es decir, una niña de esa generación que sólo ha visto Chávez-Maduro, que no conoce la democracia ni la libertad, y la que es dependiente de mi generación si seguir o no en esta catástrofe.

No es fácil. Pero aquí todavía queda gente luchando. Gente que sigue creyendo en Venezuela, gente que sigue insistiendo en vivir libre.

Mis altas e intactas convicciones me indican que vamos a triunfar. Viva Venezuela libre.

María Oropeza es una abogada venezolana de derecho, una libertaria dedicada, y la Coordinadora Nacional Juvenil para el partido liberal Vente Venezuela.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *